La Hermandad del Nazareno ya lo había anunciado por la mañana. Suspendía el rezo del Vía-Crucis por las calles de la feligresía y por segunda vez en esta Cuaresma -tras el Vía-Crucis del Consejo- este piadoso acto presidido por el Regidor Perpetuo se llevaría a cabo en el interior de la Iglesia Mayor.

Una Iglesia Mayor repleta de pasos y de hermanos del Nazareno que quisieron acompañar en el rezo de las distintas estaciones.

Jesús Nazareno, sobre la parihuela remodelada que fue bendecida antes del comienzo del acto, fue colocado presidiendo la nave central junto al presbiterio al igual que ocurriera en el primer lunes de Cuaresma cuando el Regidor Perpetuo presidió el Vía-Crucis de las hermandades y cofradías de la ciudad.

Así se fueron rezando cada una de las estaciones y tras finalizar las mismas se volvió a trasladar a Jesús Nazareno que desde mañana amanecerá sobre su paso a la espera de una nueva madrugada de Viernes Santo. (ISLAPASIÓN).

Galerías: