María Santísima de los Dolores estuvo expuesta durante toda la jornada de ayer en un devoto besmano que fue epicentro devocional de la jornada. Hasta la Iglesia Mayor se acercaron desde bien temprano centenares de isleños que quisieron, además de ver los pasos ya montados de algunas hermandades, contemplar de cerca a la dolorosa de la Hermandad del Nazareno.

Junto a la Virgen Santísima, Jesús Nazareno, preparado para el posterior Vía-Crucis por las calles de la feligresía del primer templo parroquial. (ISLAPASIÓN).

Galerías: