En la tarde de ayer una cuadrilla de la asociación de Jóvenes Cargadores Cofrades (JCC) llevó a cabo el traslado del paso de palio de la Virgen de las Penas de la Hermandad de Humildad y Paciencia desde la casa de hermandad de esta corporación hasta la Parroquia de San Servando y San Germán.

La lluvia dejó un respiro que fue aprovechado con celeridad por estos cargadores para trasladar el paso en el menor tiempo posible.

Ya con los dos pasos en el templo los cofrades de Humildad y Paciencia se afanan en dejar todo preparado para un nuevo Domingo de Ramos en la Ardila. (ISLAPASIÓN).

Galerías: