Como el resto de actos del día de ayer el Vía-Crucis presisido por el Cristo de la Redención no pudo desarrollarse por las calles de la ciudad adoptando la forma de otros tantos que se han celebrado esta Cuaresma: en el interior del templo.

Recogimiento y solemnidad fueron las notas predominantes en el rezo de las catorce estaciones junto al Titular cristífero de la Hermandad de la Soledad que presidió el Presbiterio de la Iglesia Mayor Parroquial durante todo este acto de culto. (ISLAPASIÓN).

Galerías: