De nuevo un Vía-Crucis y de nuevo en el interior del templo por culpa de la lluvia. Por cuarta vez un acto de esta índole en la presente Cuaresma ha tenido que relegarse al rezo en el interior del templo por las condiciones climatológicas adversas.

En este caso ha sido en la Iglesia Mayor presidido por Nuestro Padre Jesús Atado y Flagelado a la Columna que fue trasladado hasta el Presbiterio previo al inicio del rezo de las catorce estaciones. 

El rezo del Vía Crucis estuvo marcado por las estaciones que rodean el interior de la Iglesia Mayor Parroquial seguido con la Cruz de Guía de la hermandad escoltada por faroles. (ISLAPASIÓN).


Galerías: