Tras tres días en Besamano el Nazareno de la Iglesia del Carmen -popularmente conocido como Nazareno de Pasión- ha presidido esta noche un Vía-Crucis claustral por las naves interiores del templo de Nuestra Señora del Carmen.

Un Vía-Crucis que ha registado un buen número de fieles aunque el mismo no haya sido -como es habitual en este tipo de actos- convocado masivamente por la Comunidad de Padres Carmelitas de nuestra ciudad.

La imponente talla del Nazareno ha sido trasladada en la parihuela de la Hermandad del Carmen por las distintas estaciones en un ambiente de silencio y oración solo roto por los cánticos entre cada una de las estaciones. 

El Nazareno volverá tras este Besamano y Vía-Crucis a su altar que en estos días lo ha estado presidiendo la Virgen de los Dolores, otra obra de arte guardada desde siglos en los altares del templo carmelitano. (ISLAPASIÓN).

Galerías: