Para la hermandad de la Sagrada Oración en el Huerto era uno de los actos más señalados -y emotivos- de todos los previstos para conmemorar el 75 aniversario fundacional que celebra este año y que deparará momentos muy especiales como la salida procesional extraordinaria que ha aprobado para el mes de septiembre -y que ya tiene el visto bueno del Obispado- o la participación del misterio en el sonado vía crucis diocesano que se prepara para el próximo 7 de julio. Ayer, un nutrido grupo de hermanos y allegados de esta popular cofradía se desplazó hasta la capital hispalense para celebrar allí -de un modo excepcional- los cultos que dedica cada año a su tercer titular, el isleño Beato Marcelo Spínola.

La jornada se inició con la ofrenda floral que la hermandad hizo ante la tumba en la que descansan los restos del beato Spínola, en la Catedral de Sevilla. Posteriormente, la cofradía realizó una visita a las Esclavas del Divino Corazón, congregación fundada también por Spínola que desde hace años mantiene cierta vinculación con la hermandad. La ruta dedicada al Beato siguió a continuación con una visita a la basílica del Gran Poder, donde se venera una imagen del Arzobispo Mendigo -como se llamaba a Spínola- así como distintas reliquias y recuerdos de este insigne isleño.

El acto central de la jornada fue la celebración de la función dedicada a Spínola, que en esta ocasión se llevó a cabo en la iglesia sevillana de San Lorenzo, de la que fue párroco. En esta eucaristía, la hermandad del Huerto contó también con la participación de la coral Logar de la Puente. Como mandan las reglas de la hermandad, durante la ceremonia se dieron a besar las reliquias de Spínola, que en esta ocasión fueron las de la propia parroquia de San Lorenzo.


Galerías: