Se hizo la prueba hace ya algunos años siendo Joaquín Braojos hermano mayor de la Misericordia, y ayer se volvió a repetir la prueba, y parece que las cosas no han cambiado. 

El interés de la Hermandad de la Misericordia por pasar por Murillo y La Herrán para salvar el último tramo de las curvas de Capitanía y la parte correspondiente de Real parece que no podrá ser tras lo visto ayer en el ensayo de la cuadrilla del paso de palio de la Virgen de la Piedad.

Aunque se ha rebajado el bordillo de una de las aceras el tramo de entrada a Murillo desde Capitanía parece imposible de salvar debido a un balcón del lado contrario en el que se ha actuado. 

Lo probaron en tres ocasiones -dos en el sentido que sería el del Jueves Santo- y uno en el contrario. Y todo apunta a que no será posible visto lo visto ayer.

El palio encajó en el balcón en las tres ocasiones rompiendo al menos una de las macollas y doblando el cartón que se puso como guía de la altura de las bambalinas.

Mucha expectación y muchos comentarios. Que si la forma de entrar en la calle, la altura del palio o la maniobra a llevar a cabo. Todo quedará en la decisión de la Junta de Gobierno aunque de ser afirmativa el paso por este punto el Jueves Santo se antoja algo más que complicado. (ISLAPASIÓN).

Galerías: