Ceramistas y mareantes, la forja y Recio, Olmo y Guzmán Bejarano. Todo ello unido en el nuevo tesoro de la Esperanza de Triana en su capilla de los Marineros. La hermandad de la Madrugada cumple así su anhelado sueño de reunir todo su patrimonio en una sala expositiva de primer nivel, a la altura de los grandes museos de la ciudad y que espera recibir miles de visitas desde su apertura oficial al público el 1 de diciembre.

El alma mater de este proyecto es el historiador del arte y museólogo, Ignacio Sánchez Rico. Realizado en «tiempo récord», como comenta Rico, las obras se iniciaron el 2 de agosto y finalizaron el día de la inauguración.

Más de 70 personas han trabajado en este proyecto que ya es una realidad; desde carpinteros y aparejadores, hasta albañiles y electricistas. La museología ha corrido a cargo de la empresa BNV, experta en exposiciones de arte contemporáneo con Joaquín Vázquez a la cabeza. En apoyo a diseño ha participado Isaías Griñón y en las obras han sido llevadas a cabo por la Constructora Arcobeltia. Creando un ambiente de cámara oscura en todo el espacio, la Iluminación ha sido patrocinada por la Fundación Endesa.

Cerámica y forja

Según Rufo, la muestra «sigue un orden lógico en la cofradía. Entras en el museo por las insignias del Cristo. Después te encuentras los dos pasos, el de Cristo al completo, con el esclavo etíope encima, y el palio, la trasera». La siguiente zona es la del ámbito del paso de palio. La preside el manto de los dragones, «donde se ha tenido que crear un foso para que entrara al completo». Ahí arranca un discurso con paneles retroiluminados que «son muy espectaculares. Siempre se juega con el blanco y negro para las fotos y el color para los paños de azulejo».

«El museo es un clásico contemporáneo. Tiene líneas modernas pero hay un soporte clásico. Nos hemos inspirado en el mobiliario Art déco de los años 30. Ese es el leitmotiv del diseño de las vitrinas», realizada en madera de iroko «de muy buena calidad» con las vitrinas tapizadas en seda. «Hemos querido dar la impresión de un estuche para el tesoro».

Después aparece la coronación. La bula, el lábaro y la corona. Todo contextualizado con un documental realizado por la productora Valdeluz y locutado por el periodista José Antonio Rodríguez con el nombre de «Sueño de forja y cerámica». «Esa sala es como un zócalo gigante reproducido de suelo a techo. Se cuenta la historia estética de la cofradía en un vistazo».

Continúa con el pasillo de artistas, toreros y personalidades que han estado ligados a la hermandad. Desde el traje de novia de Carmina Ordóñez abrigado por un traje de luces de Paquirri, hasta piezas de Antonio Ordóñez o Fran Rivera. Se exponen la saya de Belmonte, los pendientes con los que debutó en el teatro San Fernando la cantante Macarena del Río y un collar que usó en su reaparición Gracia Montes. Las vitrinas albergan condecoraciones del Estado a Bobby Deglané, el clavel de «la operación clavel», un libro de Manolo Garrido, una edición original del Padre Cué o piezas de la Casa Real y órdenes militares. «Ese reflejo devocional de la Virgen en el ámbito de la sociedad».

El final se centra en el ajuar de la dolorosa. En una vitrina dividida por la Magdalena que procesionó en la sacra conversación hasta el siglo XIX, aparece toda la ropa de salida. Se encuadra con una vista a la calle Betis donde se explica el origen mareante de la hermandad de las Tres Caídas. Un grabado cerámico de Tortolero de Sevilla «ambienta la zona». Al lado, tres túnicas bordadas del Señor. La zona culmina con un audiovisual de la historia de la hermandad y su relación con la marina. Cada zona se ambienta con videos de la cofradía en la calle donados por el Ondaluz TV, La Caja de la Semana Santa y JRP Vídeos.

Puesta en valor

En palabras del hermano mayor, Alfonso de Julios, «este tesoro devocional ‘Esperanza de Triana’ es un proyecto anhelado durante muchos años en el que se ha trabajado con ahínco». Cuatro meses de preparación y montaje que han dado el resultado de «exponer el vastísimo patrimonio cultural y devocional atesorado durante los seis siglos de su historia. Ese patrimonio es el que da personalidad singularísima a nuestra cofradía y entidad propia a la hermandad».

Se estiman que miles de personas visiten este museo cada año. Con un aforo de 100 personas en 300 m2, es tesoro se suma a otros como el de la Macarena o el Gran Poder y que «incrementará el valor turístico de nuestra ciudad y, de manera notable, del barrio de Triana».

Precios y horarios

Desde el viernes 1 de diciembre a las 17.30 horas, el visitante podrá acceder a estos espacios en horarios de 10 a 13.30 horas y de 17.30 a 21 h., de lunes a sábados; y de 10 a 14 h. y de 17.30 a 20.30 h., los domingos y festivos

Las entradas podrán adquirirse al momento en la tienda de la hermandad a un precio general de 4 euros, 3 euros para grupos con un mínimo de 25 personas que deberán solicitarlo de manera previa, y gratis para los hermanos en la primera visita de cada año; la segunda y siguientes serán de 2 euros. Es imprescindible la presentación del DNI o documento oficial acreditativo. Los menores de seis años accederán gratis.

Galerías: