El punto y final a las procesiones de gloria llegó el pasado 22 de diciembre, con la Salida Procesional de la Virgen del Rocío desde la sevillana Iglesia Colegial del Salvador.

Al finalizar la Función Principal del Triduo de Navidad, la Santísima Virgen se paseó por las calles del centro de la ciudad acompañada de hermanos, devotos a la Virgen del Rocío y cofrades sevillanos.

Este año acompañó musicalmente la salida de la virgen el coro infantil de la hermandad del Rocío de Gelves. También acudió a la cita el pregonero de las Glorias 2018, Juan Manuel Labrador.

La procesión discurrió, como es habitual, por el siguiente recorrido: Plaza del Salvador, Cuna, Cerrajería, Sierpes, Sagasta, Plaza del Salvador y entrada.

El toque navideño, un año más, lo pusieron los diferentes coros de campanilleros que a lo largo del recorrido le cantaron numerosos villancicos y sevillanas en forma de oración y plegaria.

Esta procesión tiene más de 50 años de historia, en la que Sevilla sale del costumbrismo de las procesiones de glorias que llevan bandas de música y costaleros, mostrando de esta manera que es otra forma de querer a la Santísima Virgen.

A la finalización de la procesión, la Santísima Virgen, quedó expuesta en besamanos. (ISLAPASIÓN).

Galerías: