Cientos de roteños salieron el pasado sábado a la calle para acompañar a Jesús Nazareno en su salida extraordinaria, celebrada con motivo de la conmemoración del "Centenario del Milagro" acaecido en 1917, cuando en una época de sequía pertinaz, como queda reflejado en un azulejo a la entrada de la Iglesia de la O, se sacó al Nazareno en procesión para rogar por la llegada de las lluvias.

Con la misma motivación salía anoche Jesús Nazareno portado por hermanos en parihuelas, y acompañado de una solemne comitiva portando cirios blancos encendidos. Tan solo el sonido de las trompetas de Jesús y las cajas chinas le acompañaban en una salida de absoluto recogimiento y solemnidad, con paradas para realizar oraciones dirigidas por el párroco de la Iglesia de la O y director espiritual de la Hermandad, José Arjona Gil.

Cientos de roteños salieron a la calle para aprovechar esta oportunidad única de ver al Nazareno en la calle, ocasión que solo se da en la madrugada del Viernes Santo, y le acompañaron en su recorrido por el casco histórico llenando las calles. Más una lágrima emocionada se pudo ver en los rostros de algunas personas mayores, que no siempre pueden ver al Señor de Rota en su salida procesional y que ayer tuvieron la oportunidad de hacerlo. A su salida, en torno a las 18:45 horas desde la Iglesia de la O, repleta de fieles, se apagaron las luces de la plaza Bartolomé Pérez, de la plazoleta Padre Eugenio y de la calle Cuna, para darle aún más solemnidad a esta salida que trajo a la actualidad una imagen de hace un siglo, de la que queda como testimonio el azulejo a la entrada de la O.

Alrededor de tres horas estuvo el Nazareno en la calle, muy arropado por los roteños y por las oraciones de quienes no se olvidan de que hace cien años sus ruegos consiguieron que llegase la lluvia, tan necesaria para el campo roteño. En esta ocasión se espera que los partes indiquen que las oraciones han surtido efecto.

Galerías: