Finaliza un calvario de más de cinco años de espera. Un camino tortuoso para dos músicos de la extinta Banda de Música Municipal que realizaron no solo las labores de músico sino también tenían a su cargo labores administrativas, auxiliares y de archivo por las que incluso la Fundación Municipal de Cultura les abonaba una retribución específica.

José Francisco Dopico Doncel y José Manuel Belizón Pérez dejaron de formar parte de esta banda en diciembre de 2012 formando parte de la misma desde su fundación en 1992. 

Fue una decisión adoptada por el Ayuntamiento después de que ambos, unos meses antes, hubieran presentado una demanda laboral para conseguir su reconocimiento como personal municipal tras más de 20 años de servicio.

Su salario, a raíz de esta medida adoptada una vez que ambos músicos presentaron la demanda, pasó de 553 euros mensuales a 157,50. En diciembre de 2012 se les comunicó su cese y dejaron de pertenecer a la Banda Municipal.

Fue entonces cuando decidieron presentar una segunda demanda contra el Ayuntamiento alegando despido improcedente. El Juzgado de lo Social número tres de Cádiz fue más allá y, en la sentencia dictada en verano de 2013 consideró que se trataba de despidos nulos, lo que necesariamente obligaba al Ayuntamiento a readmitir a los dos músicos de la Banda Municipal y a pagar los salarios que habían dejado de percibir durante los últimos meses.

Esta resolución judicial fue posteriormente confirmada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía por lo que quedó claramente probada esta relación laboral. Tras esto y al no existir ya la Banda de Música Municipal no se pudo restituir a estos dos músicos en un puesto laboral de las mismas condiciones por lo que se dictó que el Ayuntamiento debería indemnizar a los mismos en las cantidades marcadas por la ley.

Finalmente el montante supera los trece mil euros a cada uno de estos dos músicos en concepto de indemnización (5.562,37€) y salarios de tramitación (7.575,75€).

Tanto Belizón como Dopico, históricos músicos isleños, como su abogado Miguel Ángel Fernández Cosme muestran la alegría por el final de un proceso arduo así como en el caso de los músicos exponen la tristeza por la pérdida de, como ellos mismos argumentan, su principal instrumento que no era otro que la propia Banda de Música Municipal de San Fernando. (ISLAPASIÓN).