En aisladas ocasiones es posible visitar un lugar en el que tanta belleza se reúne en un espacio delimitado. Ha ocurrido con motivo de la celebración que Jerez está celebrando tras cuatro siglos del juramento de la jura del Voto Inmaculista.

Los claustros de Santo Domingo acogen hasta el próximo día 22 de octubre una muestra en el que gran parte de las cofradías jerezanas han colaborado. Las hermandades no sólo son instituciones centenarias y de un gran calado social e histórico. También son propietarias del magnífico patrimonio que atesoran. Prueba de ello es esta exposición en el que se pueden observar bambalinas bordadas bajo diseño del genial Juan Manuel Rodríguez Ojeda, como es el caso de las del palio de la Encarnación, Desconsuelo o la Confortación, o, más interesantes por su antigüedad e historia, las caídas delanteras del palio de la Piedad, cuya autoría pertenece al taller de las hermanas Antúnez, de finales del siglo XIX.

En cuanto a orfebrería, maravillas como los respiraderos de palios como el del Mayor Dolor o Valle, así como imágenes veneras como es el caso de la Virgen de los Reyes del palio de la Reina del Transporte.

La muestra está montada con un gusto exquisito. Como pieza central, podemos ver el ángel confortador de Diego Roldán o, al fondo, el palio exquisito de la hermandad de la Veracruz, con toda la orfebrería de sus jarras, faroles y varales.

Asimismo, también habría que destacar el magnífico techo de palio de María Santísima de la Esperanza de la hermandad de las Cinco Llagas, obra de Carrasquilla, con una maravillosa Inmaculada que es réplica de la ya famosa "cieguecita" de Martínez Montañés y que, para la cofradía de San Francisco, hizo Sebastián Santos.

También es posible observar parte del ajuar de la Virgen de las Lágrimas o un solideo que perteneció al Papa Benedicto XVI y que quiso Su Santidad entregar a la hermandad de la Clemencia con motivo de una visita oficial que la hermandad hizo a Castelgandolfo, residencia de verano del Santo Padre.

La muestra es posible visitarla de martes a viernes, en horario de diez a trece treinta y, por la tarde, de dieciocho horas a veintiuna.

Merecerá la pena esta cita en los Claustros de Santo Domingo toda vez que se podrá observar este patrimonio único que las cofradías conservan con mimo y que sacan a las calles de Jerez en su Semana Santa. Un activo que forma parte también del herencia histórica y artística de la ciudad de Jerez.

Galerías: