Si primero fue la Hermandad de las Tres Caídas la que abandonaba hace ahora un año el proceso de talla de su paso de misterio con el taller sevillano de Manuel Guzmán Fernández ayer la Orden Servita hacía lo propio para encargar este trabajo al tallista isleño Manuel Oliva. 

De esta manera caen dos de las tres hermandades -Prendimiento sigue dejando en manos de Manuel Guzmán Fernández la talla de su paso de misterio- que tenían procesos de talla encargados a este taller y que debido al alto precio de sus obras así como la irrupción de nuevos tallistas con buenos resultados ha provocado que los cofrades de Servitas hayan optado por Manuel Oliva como el continuador de la talla del paso de templete.

Con la rubrica del acuerdo entre la Orden y este nuevo taller se rebaja sustancialmente el montante final de la talla de la canastilla algo que buscaban desde hace algunos años con intentos de acuerdo con Manuel Guzmán que finalmente no llegaban a satisfacer los deseos de la Orden.

Hace dos años Guzmán Fernández ya rebajó en un porcentaje testimonial el precio de la nueva fase de talla aunque en esta ocasión con el encargo a Manuel Oliva se reduce en un 50% el precio de Manuel Guzmán ya rebajado. 

El contrato firmado en la tarde de ayer compromete a la hechura de los candelabros del paso tras los cuales el tallista isleño seguirá por rebajar la talla del frontal del paso para adaptarlo a su estilo de talla del que asegura que será barroca, más seria, nada parecido a lo que podemos ver en el paso de Santa Elena de nuestra ciudad. (ISLAPASIÓN).