La Hermandad del Carmen del Puente de Triana culminó sus anuales cultos del mes de julio con las procesiones fluvial y terrestre en la jornada del jueves, 20 de julio.

El acto comenzó a las 19,45 horas con la salida desde la parroquia de la O de la Stma. Virgen del Carmen para embarcar por el Paseo de la O en el catamarán. En un barco junto a la Virgen fue el resto de la comitiva y la banda de música de las Cigarreras.

La Virgen fué realizando paradas en los distintos pantalanes recibiendo ofrendas de flores y los rezos de los devotos hasta que llegó al Club Náutico donde se rezó desde el barco y se realizó la ofrenda de una corona de flores por los difuntos. También se rezó una oración en las instalaciones del Círculo Mercantil. El catamarán fue rodeado de piraguas y otras embarcaciones, que fueron escoltando a la Virgen. Ya de vuelta y bajo el puente de Triana, la Virgen recibió una lluvia de petalos de sus devotos.

Sobre las 22 horas volvió al Paseo de la O la embarcación y la Virgen del Carmen fue subida nuevamente al paso procesional para iniciar la procesión terrestre. Junto al hermano mayor estuvieron el delegado de glorias, Eduardo Carrera y la Delegada del Distrito Triana, Carmen Castreño.

El paso estuvo mandado por Pepe Luna y el acompañamiento musical estuvo a cargo, igual que en la procesión fluvial, por la banda de música María Stma. de la Victoria (las Cigarreras).

Este año la virgen estrenaba la ráfaga de la imagen.

Galerías: