Las calles de la feligresía del Santo Cristo acogieron en la tarde de ayer la tradicional procesión eucarística que pone fin al Triduo Sacramental que durante los últimos días ha celebrado la Hermandad de los Afligidos.

Como en años anteriores se pudieron ver algunos altares montados al efecto por las hermandades de la parroquia durante el itinerario que estuvo acompañado por el párroco de la misma, el Rvdo. P. Rafael Pinto Vega.

La procesión Magna de Cádiz restó público aunque los feligreses habituales de este templo acompañaron, así como las dos hermandades y otros grupos parroquiales al Santísimo por las calles del barrio del Cristo. (ISLAPASIÓN).

Galerías: