Quizás no es el final de la Semana Santa que soñamos, pero es el que tenemos. La Hermandad de la Resurrección fue la última de las cofradías de nuestra ciudad en hacer su salida procesional en esta completa Semana Santa de San Fernando 2017.

A las diez de la mañana del Domingo de Resurrección se abrían las puertas de la Iglesia de San José Artesano. Quizás fuera este uno de los momentos más negativos de nuestra Semana Santa. Y me explico. Tiene la Hermandad de la Resurrección en los últimos años la tradición de invitar al Pregonero de la Semana Santa de la ciudad del año en curso a que abra las puertas de este templo y acompañe posteriormente a la hermandad en su discurrir por las calles del centro.

En 2017 no fue invitado. Y es que aunque Manuel Sánchez Casas fuera el hermano número 2 de esta corporación la Junta de Gobierno decidió no invitarle mostrando de esta manera que las rencillas y los intereses personales están en esta corporación aún por encima de la institución, así como que la misma sigue estando condicionada desde Conil de la Frontera. 

El pregonero en cambio no faltó a su cita con la hermandad y la acompañó -desde la acera- en buena parte del recorrido mostrando el compromiso cofrade en la jornada más importante para los cristianos. 

Estuvo el pregonero como también una gran cantidad de agentes de la Policía Local en la salida de esta hermandad que chocaban en contraposición al número de personas que veían la salida. Quizás alguna relación existente.

Salió Jesús Resucitado mientras la Banda de Música de la Hermandad del Nazareno interpretaba las primeras marchas de la jornada una vez que en el interior del templo se encendía la vela del paso por los donantes de órganos.

La cuadrilla de hermanos portaba al Titular cristífero de la última de las cofradías en hacer su salida procesional que como el pasado año hizo un alto en el camino al llegar a la Iglesia Mayor para hacer una estación de penitencia ante el Santísimo. Sonó la marcha "Jesús Nazareno" al enfilar Real como homenaje por el aniversario que la cofradía de la madrugada del Viernes Santo celebra en este año.

El paso por Carrera Oficial mostró que nuevamente muchas sillas se quedaban vacías y que los abonados no acuden un año más a la cita con la última cofradía que pasa por la arteria principal de nuestra Semana Santa. Algo falla.

En cambio si hubo bastante público en el regreso a San José Artesano por las calles que llevan hasta el Parque Almirante Laulhé así como en el propio parque y la recogida en la que este año no fue partícipe la Virgen de la Victoria.

Se cerraba de esta forma la Semana Santa de 2017 con Jesús Resucitado de nuevo en San José Artesano. Una Semana Santa completa que ponía su punto y final. (ISLAPASIÓN).

Galerías:


Comentarios: