Desde el diputado de Cruz hasta el último músico. Ver a la Hermandad de los Afligidos en la calle es esa lección que todo cofrade debería aprender antes de entrar en una Junta de Gobierno.

Y es que un año más los cofrades del barrio del Cristo se afanaron en cada uno de los detalles que marcan el transitar de este cortejo por las calles de La Isla.

Salió algunos minutos antes del horario previsto. Con el ritmo que acostumbra -ni rápido ni el isleñísimo de los parones y recesos- para encaminarse desde su templo hasta la calle Ancha.

Bastante público en estos primeros instantes aún cuando no eran ni las seis de la tarde para una ciudad que aún no está acostumbrada a ver cofradías en esta hora en los días laborables de la Semana Santa.

En Ancha las marchas de la Banda de Música Fernando Guerrero de Los Palacios como mejor melodía para unos instantes de verdadero regocijo en lo cofrade para los que allí la esperan y acompañan.

Ya con un andar algo más acelerado la cofradía se dirige al centro de la ciudad marcando el horario acordado para entrar en Carrera Oficial y de esta manera dejar libre el paso por la Iglesia Mayor para la salida de Medinaceli.

Una vez pasada la Carrera Oficial de nuevo vuelve un ritmo algo más pausado en lo que es la vuelta al barrio del Cristo. Una vuelta entre marchas clásicas y solemnes para acompañar el eterno abrazo de Jesús de los Afligidos con la Virgen de la Amargura.

Antes de llegar a su templo el paso por la historia, por su historia más particular, lleva al misterio de los Afligidos ante la capilla del Cristo en un momento compartido con los cofrades de la Vera-Cruz.

Desde este punto y hasta la entrada en el Santo Cristo baja la afluencia de público pero que vuelve a aumentar cuando la cofradía llega a los últimos metros de su itinerario. 

Últimos compases, últimos momentos. Se cierran las puertas del Cristo y con ellas la última página de la lección de cómo poner un cortejo procesional en la calle. Se acabó el Lunes Santo en los Afligidos. (ISLAPASIÓN).

Galerías:


Comentarios: