Hasta minutos antes de su salida -9.45 horas- la duda de si este año la procesión de escolares del colegio Liceo saldría a la Plaza del Carmen estaba en duda. Y es que el fuerte viento de Levante que azota a la ciudad desde ayer hacía previsible que se suspendiera.

Pero la ilusión y las ganas de estos pequeños alumnos de Educación Infantil pudo con el viento y el frío. Y así unos minutos más tarde de lo previsto ponían su Cruz de Guía desde la Iglesia del Carmen.

Penitentes con capirotes, niñas de mantilla, monaguillos, una petalada y una saeta son algunos de los elementos que se pueden ver cada año en esta procesión de los más pequeños del Liceo que aglutina en todo el recorrido a un gran número de padres, madres, abuelos y familiares que no quieren perderse ni un solo instante de esta procesión.

Una procesión que como cada año terminaba de nuevo en la Iglesia del Carmen tras recorrer la plaza contigua con el encuentro de los dos pasos que conforman este cortejo a los sones de la Marcha Real interpretada por alumnos de cursos superiores del centro. (ISLAPASIÓN).

Galerías:


Comentarios: