En la noche de ayer fueron trasladados desde el almacén de la Hermandad de la Expiración hasta la Parroquia Vaticana y Castrense de San Francisco los dos pasos procesionales de la cofradía del Jueves Santo.

Durante el traslado se pudo ver la restauración del monte del paso del Cristo de la Expiración -bastante deteriorado en los últimos años- y de los respiraderos del paso de palio de la Virgen de la Esperanza.

Cuadrillas de la JCC fueron las encargadas de llevar los pasos desde el almacén hasta la iglesia castrense para completar así el tiempo de traslados en la Iglesia de San Francisco. (ISLAPASIÓN).

Galerías: