Cercano y sincero. De esta manera se mostró el genial imaginero sevillano Luis Álvarez Duarte en la conferencia que ayer celebró la asociación de Jóvenes Cargadores Cofrades (JCC) en el Centro de Congresos "Cortes de la Real Isla de León" bajo el título "El arte de la imaginería".

Álvarez Duarte quiso que sus intervenciones no fueran una exposición propia ya planificada sino que desde el primer momento abrió el turno de preguntas a un auditorio que se sintió cómodo y que le mostró al autor de las dolorosas de Cristo Rey, Medinaceli y Misericordia, sus dudas.

Y fueron muchas. Desde aspectos propios de su obra, básicamente por las fases de encargo de una imagen a su taller, pasando por preguntas sobre alguna obra concreta como las que este imaginero ha realizado para San Fernando y terminando con aspectos sobre imaginería, restauración y talla procesional en general.

Duarte fue sincero, no se mordió la lengua. Al ser preguntado por la intervención de Jesús Nazareno recordó aquellos más de veinte días que pasó en San Fernando junto al ahora Regidor Perpetuo de la ciudad para reconstruir su anatomía y policromía. También tuvo momentos de recuerdo para la hechura de las dolorosas isleñas o algunos aspectos extravagantes dentro de su extensa obra.

"Nunca tocaría una imagen si su autor sigue vivo" de esta manera respondió, tajante y rotundo, el imaginero al ser preguntado por este delicado tema, en el que también se refirió a la preparación necesaria por parte de aquellos que trabajan en cualquier ámbito, y en concreto en el artístico.

Con la entrega de un artístico cuadro se cerraron cerca de dos horas de animada tertulia con uno de los más insignes y reconocidos imagineros, Luis Álvarez Duarte. (ISLAPASIÓN).

Galerías: