Muchos fieles y hermanos así como una mejor organización. Es la forma en al que podríamos valorar el traslado de Cristo Rey y la Virgen de la Estrella desde la Parroquia de San Francisco hasta la capilla del colegio de La Salle.

Y es que además del nutrido grupo de hermanos que participaban antecediendo a las parihuelas -con una buena organización durante el tramo de la calle Real- también se pudo ver un buen número de fieles y devotos que acompañaban al mismo por los laterales. 

El traslado fue a buen ritmo y al llegar Cristo Rey a la capilla de la Estrella comenzó a sonar la marcha "Mi Amargura" tocada a piano por la hermana de esta corporación Mercedes Pavón Carmona y acompañada del sonido de un tambor que hizo más solemne este momento en el que tanto Cristo Rey como la Virgen de la Estrella vuelven de nuevo "a su casa". 

Una vez los dos Titulares se encontraban ya en la capilla del colegio se procedió a la entrega de un detalle a la hermana que había acompañado al piano este momento así como se procedió a descubrir la nueva túnica de Cristo Rey de la que informamos ya ayer en nuestra web. (ISLAPASIÓN).

Galerías: