Tras la reforma estatutaria de la Hermandad de Humildad y Paciencia los hermanos de esta cofradía del Domingo de Ramos optaron por trasladar el Besamano de la Virgen de las Penas del mes de septiembre -donde siempre estuvo desde su bendición- a Cuaresma, en concreto al cuarto domingo de este tiempo litúrgico.

Es por ello que ayer durante todo el día la Virgen de las Penas estuvo expuesta a la devoción de cientos de fieles que pasaron por la Iglesia de San Servando y San Germán para encontrarse con un altar efímero realizado para la ocasión en el que figuraba la Titular mariana de esta corporación y en un segundo plano San Juan y María Magdalena así como rematando el mismo la cruz que sostiene el Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia.

Un montaje recordando la soledad de la Virgen junto a la Cruz que gustó mucho a los hermanos y devotos de esta corporación del Domingo de Ramos. (ISLAPASIÓN).

Galerías: