Nuestro Padre Jesús Nazareno fue trasladado ayer, tras la misa de siete de la tarde, desde su altar de diario al altar en el que presidirá durante la celebración del Quinario que su hermandad realiza esta semana.

Muchos fueron los fieles que se acercaron a la Iglesia Mayor para presenciar este momento en el que se apagaron todas las luces eléctricas del primer templo de la ciudad y solo quedaron iluminados los altares por la luz de las velas.

Con el sonido de una flauta que interpretaba la marcha "Jesús Nazareno" de fondo el Regidor Perpetuo de la ciudad era portado por hermanos cargadores por el pasillo central del templo hasta llegar a la altura del altar de San José al que giró para realizar una ofrenda floral a la hermandad del Patrón.

Concluido el traslado se volvieron a encender las luces del templo y tras el cierre de sus puertas el Regidor Perpetuo fue colocado en el altar de Quinario. (ISLAPASIÓN).

Galerías:


Comentarios: