Coches y motos pasando por mitad del cortejo formado por los hermanos de la Caridad. Esa es la imagen vivida en la noche de este segundo viernes de Cuaresma en el centro de la ciudad.

Y es que aunque la Hermandad de la Caridad había solicitado el acompañamiento de la Policía Local -hace más de un mes- para el recorrido del Vía-Crucis que con carácter extraordinario -por su 75 aniversario fundacional- celebraba en la noche de hoy ningún efectivo se ha personado en San Francisco.

La hermandad llegada la hora de inicio del Vía-Crucis salió a las calles con el itinerario previsto tras preguntar a la Policía Local si algunos agentes acudirían para el corte de calles y acompañamiento del cortejo a lo que solo recibieron la respuesta "hoy tenemos seis vía-crucis". 

Ignoramos cuales son los otros cuatro que deberían cubrir en la jornada de hoy puesto que previsto solo estaba el de la Hermandad de las Tres Caídas -al que sí acudieron agentes de la Policía Local- y el de la Hermandad de la Caridad.

El desbarajuste llegó algo más tarde cuando ya el cortejo transcurría por la calle Calderón de la Barca la cual tiene varias vías que la cortan perpendicularmente y que suelen aglutinar mucho tráfico. El silencio respetuoso de los hermanos del cortejo se rompía por decenas de coches que hacían sonar su claxon en muchos casos por el desconocimiento de lo que estaba pasando en esta céntrica calle de San Fernando.

La situación se agravó cuando un coche decidió -en la confluencia de Calderón de la Barca con Sánchez Cerquero- interrumpir por mitad del cortejo y hacer caso omiso a las personas que estaban viendo el discurrir del Vía-Crucis en este lugar.

Los incidentes se sucedieron hasta que la hermandad tomó la Plaza de San José con dirección hacia la Parroquia Vaticana y Castrense de San Francisco lugar en el que por la ausencia de tráfico no se tuvo que contabilizar ningún otro incidente.

Esta es la segunda vez en esta semana que ocurre un hecho negativo con la Policía Local por medio. El primero de ellos el pasado lunes con el corte de las calles para el Vía-Crucis del Consejo de Hermandades que presidió el Cristo de la Vera-Cruz y que entorpeció el regreso a su capilla por la no retirada de un vehículo de la calle Méndez Núñez.

Suponemos que estos incidentes nada tienen que ver con el buen hacer que demuestran a diario los efectivos de la Policía Local sino que vienen marcados por la desidia en organizar estas actuaciones por parte del Gobierno municipal. (ISLAPASIÓN).


Comentarios: