El Consejo de Hermandades de Cádiz ha emitido un comunicado en el que repulsa lo sucedido en el Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria. En un texto firmado por su presidente, Martín José García Sánchez, se expresa lo siguiente:

Desde el Consejo de Hermandades y Cofradías de Cádiz no podemos permanecer impasibles ante los deplorables actos sucedidos en el Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, donde se ha atentado gravemente contra nuestra fe y contra nuestros sentimientos religiosos, ultrajando y mofando la figura de Nuestro Señor Jesucristo y la de su Santísima Madre la Virgen María, en una ridícula y absurda representación carente de todo sentido.

Los cristianos, y en concreto los cofrades, no podemos permanecer callados cuando se ataca a los cimientos de la doctrina de quien, inocente de toda culpa, murió en una cruz.

Como se puede, sin menoscabo del derecho a la libertad y a la democracia, y en detrimento de unas esenciales y básicas normas de convivencia, parodiar con la muerte de quien, con independencia de todo credo y religiosidad, predico la paz y la concordia, la caridad y la fraternidad, el amor y el perdón, hasta el punto de morir en una cruz por la humanidad ?

Es que no existen otras formas de divertimento, sin herir los sentimientos y las creencias de quienes mayoritariamente profesamos la fe de Cristo y seguimos sus enseñanzas ?

Es que hemos perdido el sentido del respeto y la razón. Son tiempos difíciles, si, es cierto, pero no podemos callarnos ante unos hechos tan deplorables e indignos de quienes nos consideramos y llamamos un pueblo culto y avanzado.

Es que hemos de volver al "crucifícalo" "crucifícalo". ?

Es que no hemos aprendido la humanidad en veintiún siglos a convivir en paz y en armonía, respetando las creencias y las ideas de los demás?

Es muy triste lo sucedido, y hemos de tomar nota para entre todos hacer un ejercicio de responsabilidad. Sin respeto a los sentimientos de los demás no existe ni libertad ni democracia.

Por eso, como hijos de la Iglesia nos solidarizamos con las palabras del Sr. Obispo de Canarias y nos unimos a sus oraciones y a las de todos los demás hermanos en Cristo Nuestro Señor, y pedimos humildemente para que actos como estos no se repitan en el futuro.

Martín José García Sánchez.- Presidente