La previsión amenazaba lluvia, y llovió, pero no lo suficiente como para aguar meses de trabajo de los hermanos de la Caridad materializado en la quinta edición de su certamen de marchas procesionales que este año tomaba el nombre del cofrade fallecido el pasado mes de julio, Javier Moreno Ortiz.

Y es que había ganas de escuchar -aunque sea en noviembre como dijo el presentador Juan Pedro García- marchas cofrades en la ciudad. Y eso se notó en un público que acudió a la Alameda Moreno de Guerra para disfrutar un año más de este evento cofrade.

Hasta diez bandas pasaron por este céntrico lugar de la ciudad para poner su granito de arena -junto al público asistente- en favor de los más desfavorecidos del barrio de la Iglesia de San Francisco.

La jornada comenzaba pasadas las doce del mediodía con la actuación de la Agrupación Musical Santa María la Blanca de la sevillana localidad de Los Palacios que puso sin duda el listón muy alto nada más comenzar el certamen con marchas potentes y una muy buena afinación. Les siguió el colorido en sus plumas blancas y particulares uniformes de la Banda de Cornetas y Tambores del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga al que siguieron las cornetas y los tambores de la Expiración de Huelva, otra gran banda con una muy dilatada proyección de futuro.

Fue durante la interpretación de una de las marchas de la banda onubense cuando comenzaron a caer unas pequeñas gotas que tornaron en un chaparrón de tan solo un par de minutos que no sirvió para que la banda dejara de tocar ni para que el público abandonara la Alameda.

Volvió a abrir el día y con él las marchas de la Agrupación Musical de Santa Ángela de la Cruz de Las Cabezas de San Juan que ya era conocida en San Fernando por su participación en el ensayo solidario que realizó el pasado año la Hermandad de la Caridad.

Tras esta formación una nueva banda de Málaga en este caso la Agrupación Musical San Lorenzo Mártir que por primera vez tocaba en San Fernando y que dejó muy buen sabor de boca con la interpretación de tres marchas.

La sexta formación musical fue la Banda de Cornetas y Tambores San Juan Evangelista de Las Cabezas de San Juan que interpretó algunas marchas de un corte muy similar al repertorio de la homónima del sevillano barrio de Triana.

Siguieron las cornetas y tambores con la banda del Cautivo de Sanlúcar la Mayor que volvió a demostrar el gran potencial que tiene en la actualidad y que fue muy bien acogida por el público presente hoy en la Alameda.

Llegaba el tramo final del certamen con una vieja conocida en La Isla, la Agrupación Musical de la Oliva de Vejer que entró en la Alameda a los sones de "Cristo Rey en La Salle" una histórica composición con la que siempre se reconocerá a esta formación musical en nuestra ciudad.

Tras la Oliva de Vejer fue el turno de la sevillana Banda de Cornetas y Tambores Rosario y Victoria de Sevilla que, también desconocida en la ciudad, supo sacar de cada una de sus composiciones un largo aplauso del público. Quiso esta banda dedicar una marcha a la memoria del recordado Javier Moreno Ortiz.

Para finalizar la guinda del pastel. Desde su pasacalles por la calle Real se notaba la gran cantidad de público que le rodea siempre. "Lágrimas de Dolores" volvió a encandilar a un público entregado así como entregaron un reconocimiento a la Hermandad en memoria del cofrade fallecido el pasado mes de julio. Y es que cuando suena esta agrupación La Isla escucha expectante y hoy fue de nuevo otra ocasión para poder demostrarlo. 

Genial broche de oro a este certamen en el que se reconoció a todas las bandas participantes con una reproducción en azulejo del logotipo del 75 aniversario de la hermandad y también a los directivos de la JCC, Juan Pedro García y Manuel Iglesias, por la colaboración prestada para organizar este acto.

Un gran día de marchas y ambiente cofrade que la lluvia no pudo impedir. (ISLAPASIÓN).

Galerías: