Las obras de rehabilitación que se llevan a cabo en el Ayuntamiento inciden de lleno en el recorrido habitual de 21 de las 22 hermandades de penitencia que procesionan en Semana Santa. 

El vallado perimetral que rodea a este histórico edificio para la ejecución de los trabajos condiciona directamente el paso de las cofradías por el que se ha convertido en el principal eje de entrada y salida de la Carrera Oficial, donde prácticamente confluyen todos los cortejos y donde cada tarde además se suele congregar un numeroso público. 

El punto más conflictivo se localiza en el acceso a la calle Las Cortes o hacia Hermanos Laulhé desde la plaza del Rey, por el que pasan hasta 18 cofradías y en el que la presencia de las vallas y de las casetas de obra dejan un estrecho margen de paso.

El Consejo de Hermandades ha trasladado al Ayuntamiento su inquietud en este sentido en reciente encuentro. Porque si finalmente las cofradías no pueden hacer uso de este eje de entrada y salida de la Carrera Oficial habría que modificar la casi totalidad de los recorridos procesionales para la próxima Semana Santa, una ardua labor que además puede resultar un tanto caótica.

El gobierno municipal se ha hecho cargo de la situación y asegura que no hará falta recurrir a tan drástica medida y replantearse al completo la Semana Santa. Por ahora estudia varias opciones para permitir el paso de las cofradías por la plaza del Rey y su acceso a la calle Las Cortes, que es -como se ha advertido- el punto más conflictivo. Eso sí, también se descarta de entrada la posibilidad de retranquear las vallas de la obra durante estos días para ganar espacio.

Se trata de un vallado cimentado al suelo, lo que de entrada dificulta la operación. Además, advierte la concejala de Desarrollo Urbano, Claudia Márquez, "su instalación obedece a la necesidad de dotar a la obra del Ayuntamiento de un perímetro de seguridad que es necesario mantener". Especialmente, sostiene, en Semana Santa, cuando la afluencia de público es mucho mayor. En la conexión con la calle Las Cortes además se encuentran las casetas de obra además de una de las grandes grúas que trabaja en la obra lo que imposibilita esta medida.

Así que por ahora en lo que se trabaja es en la adecuación de una zona de paso continua junto a la plaza del Rey. Se trata de crear una plataforma que salve el desnivel existente en la actualidad -dado el bordillo que rodea la plazoleta- para asegurar el paso de las cofradías. 

El Ayuntamiento todavía no ha decidido el material que se empleará en el relleno de la calzada, que podría ser provisional -para retirarse con facilidad tras la Semana Santa- o incluso tratarse de una plataforma de hormigón ya que esta solución no afectaría demasiado a la plaza del Rey, donde dentro de poco se prevé también acometer una importante remodelación.

Esta opción, no obstante, tiene aún un importante problema que resolver: el estrecho margen de paso que queda para acceder a la calle Las Cortes, que dificulta la presencia de uno de los árboles que rodea la plaza del Rey. De hecho, el Ayuntamiento ha pedido a cada una de las hermandades que discurre por este punto que facilite las dimensiones de sus andas procesionales para comprobar si, con una poda del citado árbol, podría garantizarse su paso por este punto o si, por el contrario, tiene que buscar otra alternativa.

A este problema, la Semana Santa de 2017 suma también la puesta en marcha y las pruebas en blanco del tren-tranvía metropolitano, prevista también para estas fechas. No obstante, todavía no se ha calibrado la incidencia que tendrá la entrada en servicio de este nuevo medio de transporte para las cofradías. Al menos en la teoría, la Carrera Oficial no se verá afectada. (DIARIO DE CÁDIZ).