Desde hace varios días, la hermandad de la Macarena ha trabajado sin cesar en levantar un altar histórico para un acontecimiento único.

La primera Basílica Menor de Sevilla fue bendecida por el Cardenal Bueno Monreal el 7 de octubre de 1966. Por tal motivo, los tres titulares principales de esta hermandad presiden el templo durante este fin de semana.

La Virgen de la Esperanza ha salido del camarín para situarse en el centro del altar. Ataviada con uno de sus mantos bordados de camarín, la saya burdeos de Carrasquilla y la toca de sobremanto de Francisco Carrera Iglesias.

Por otro lado, el Señor porta la túnica de los cardos, la confeccionada por Josefa Rodríguez Ojeda y diseñada por Juan Manuel Rodríguez Ojeda en 1889, mientras que la Virgen del Rosario luce sin su habitual ráfaga y porta el manto rojo también de Ojeda.

Detrás de cada imagen, un dosel, destacando el de la Virgen de la Esperanza que cuenta con piezas antiguas de los respiraderos del paso del Señor de la Sentencia, además de utilizar pináculos, los antiguos espejos del camarín de la Virgen y una cruz que lo remata.

En la base de altar aparecen elementos del canasto del paso del Señor de la Sentencia sobre un conjunto culminado por el exorno floral y varios puntos de luz.

Hasta el domingo día 9 pueden admirar este imponente altar instalado por la priostía. En la tarde de este viernes, el Arzobispo de Sevilla, Monseñor Juan José Asenjo Pelegrina presidirá la eucaristía del aniversario. Además, la la fachada principal de la Basílica estarán engalanada con colgaduras que llevan los colores Pontificios confeccionadas por el grupo de costureras de la hermandad.

Galerías: