Hablando de frente, aunque estaba a un lado. En la oscuridad y en la luz. En la prosa y en el verso. En la exaltación y en la autocrítica. Así ha sido el Pregón que José María Belizón Reina ha hilado esta noche en la Iglesia Mayor como regalo nazareno a la Virgen de los Dolores en la jornada previa a su Función.

Y es que este hermano de la cofradía de Jesús Nazareno ha sabido engarzar todos -y algunos más- de los aspectos que se viven en torno a la Virgen de los Dolores en su día a día. Hermano de fila, cargador y ahora pregonero de la Santísima Virgen.

Desde sus ropajes hasta su salida. Desde la reflexión íntima hasta el anuncio público con voz altiva. Hoy se ha podido escuchar un Pregón con mensaje y con formas. 

Pero si algo se podría destacar de este canto a la Madre de Dios sin duda ha sido un pasaje en el que ha recorrido los siete puñales que en la actualidad tiene la Virgen y que están dentro de su propia hermandad: La Junta de Gobierno, el Grupo Joven, los músicos, los cargadores, los hermanos más antiguos que de nuevo vuelven por la hermandad, los hermanos de fila y el último, el más crítico, el de la no existencia de "vencedores y vencidos". Frases como "Que lo que junte Jesús y Dolores no lo retire jamás el odio, el rencor y las ansias de poder" añadiendo "que esto no es de nadie, que esto es una hermandad" en clara alusión a los enfrentamientos internos en la cofradía en los últimos cabildos.

Y llamando a esta unión entre los hermanos del Nazareno, Belizón Reina quiso hacer una petición expresa de Coronación a la Virgen de los Dolores en unos versos profundos y sinceros.

Tanto al principio como al final del Pregón las luces del primer templo de la ciudad se apagaron para que en esta exaltación redonda inicio y fin fueran uno. Como es el amor a Jesús Nazareno y la Virgen de los Dolores. (ISLAPASIÓN).

Galerías:


Comentarios: