En la tarde-noche de ayer dentro de la celebración del último día del Quinario a Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado de la Archicofradía de Medinaceli, se unieron a esta celebración tres hermandades que mediante un gesto simbólico se adhirieron al proyecto "Lágrimas de vida" de donación de órganos. 

En concreto fueron las hermandades del Rocío y Santo Entierro de San Fernando -representadas por sus respectivos hermanos mayores- y la Hermandad del Amor de Rota, las que mediante el gesto de tomar la luz del altar de Quinario de Jesús Cautivo y Rescatado, sirvió como apadrinamiento por parte de la cofradía del Lunes Santo.

Tras la eucaristía se celebró una procesión claustral con S.D.M. en la que los representantes de las cofradías apadrinadas colaboraron portando el palio de respeto. 

Finalizó la jornada en la Iglesia Mayor con las oportunas fotos para el recuerdo de esta jornada. (ISLAPASIÓN).

Galerías: