El Consejo de Hermandades y Cofradías de la Ciudad de San Fernando quiere manifestar públicamente que, aún respetando la libertad de cada persona o asociación a expresar sus sentimientos, este Consejo, las Hermandades que la integran y la propia Iglesia Diocesana, NO TIENEN relación alguna con la procesión civil que tendrá lugar el próximo viernes día 23 de septiembre por las calles de San Fernando.

Entendemos que toda procesión o culto externo debe corresponderse o ligarse a un sentimiento religioso regulado por las asociaciones públicas o privadas de fieles, debidamente regladas por el Derecho Canónico y con el reconocimiento y aprobación de la Iglesia, como testimonio de fe y compromiso de vida cristiana.

Las imágenes bendecidas, son veneradas y reciben cultos en los templos como ayuda a los fieles para crecer y profundizar en los misterios de Jesucristo, su bendita Madre la Virgen María o bien la vida de los Santos.

Igualmente, los elementos y signos religiosos usados no son objetos meramente decorativos o artísticos, sino que debe tener una correspondencia directa con la fe del cristiano.