Nuestra Señora de la Palma Coronada regresó el pasado sábado en procesión extraordinaria a su templo viñero desde el convento de Santo Domingo, donde llegó el pasado martes para conmemorar y celebrar el 325 Aniversario de la Primera Compañía Espiritual del Santo Rosario ante la Patrona de la ciudad, Nuestra Señora del Rosario. 

La procesión partió del convento dominico a las ocho de la tarde. El paso, cuya cuadrilla estuvo dirigida por el capataz Antonio Valero Bruzón, llevó el acompañamiento musical de la Banda Sinfónica Julián Cerdán de Sanlúcar de Barrameda. 

La Santísima Virgen procesionó bajo su cúpula del siglo XVIII, que no se contemplaba en las calles desde la festividad del Corpus Christi del año 2000 cuando presidió un altar en el Ayuntamiento. 

Rosas, fresias, bouvardias, sedum y margaritas spider fueron el exorno floral. Para esta ocasión, la imagen estrenó una saya y un manto realizados en el taller de bordados de la Archicofradía de La Palma, así como su corona, completamente restaurada y redorada en los talleres de Miguel Ángel Cuadros. 

El cortejo procesional recorrió el Compás de Santo Domingo, Plocia, Nueva, San Francisco, plaza de San Agustín, Cardenal Zapata, José del Toro, Barrié, Novena, San Miguel, Gaspar del Pino, Benjumeda, Sagasta, Rosa, Paz, José Cubiles, Virgen de las Penas, Palma y a su templo parroquial.  (ISLAPASIÓN).

Galerías: