Jesús Cautivo y Rescatado -Medinaceli- ha iniciado como cada Cuaresma con su Vía-Crucis por las calles de la feligresía de la Iglesia Mayor un nuevo tiempo de cultos externos de las cofradías.

Una gran número de fieles ha acompañado al cortejo formado por los hermanos de la Archicofradía de Medinaceli durante todo el recorrido, en los que no ha faltado el acompañamiento musical de las voces del coro parroquial de San José Artesano que también participa en las celebraciones eucarísticas que con motivo del Quinario de la hermandad se desarrollan desde el pasado martes. 

Las puertas del primer templo parroquial -que se encontraba totalmente a oscuras- se abrieron minutos después de las once de la noche y más de un centenar de fieles -entre cortejo y devotos- discurrían por las calles aledañas a la Iglesia Mayor. 

La parihuela portada por hermanos de la Archicofradía andaba a ritmo parsimonioso mientras se rezaban cada una de las estaciones del Vía-Crucis por parte del arcipreste de la ciudad y hermano de la cofradía, Rvo. P. Alfonso Gutiérrez Estudillo. 

El cortejo volvió a la Iglesia Mayor minutos más tarde de las doce y media de la madrugada, media hora más tarde del horario previsto inicialmente. Una vez que la parihuela se posó en el altar mayor dio comienzo el Besapié que se alargará durante toda la jornada del primer viernes de marzo y que suele ser de los más visitados de cuantos se realizan en Cuaresma en San Fernando. (ISLAPASIÓN).

Galerías: