En la tarde del martes 16 de agosto, miembros de la comisión de la conocida como "túnica de los niños" -que estrenara la pasada Cuaresma Nuestro Padre Jesús Nazareno- acompañados por miembros de la Junta de Gobierno de la Hermandad se dieron cita de nuevo a los pies de los Titulares de esta corporación para culminar la obra social que viene acompañando a este proyecto. 

En este caso fueron elegidos por la comisión dos niños, que por la situación de precariedad que sufren sus familias, necesitan ayuda para poder afrontar sus tratamientos: la niña Ana María Orellana de quince años edad padece el síndrome de Angelman sus características son retraso psicomotor, ausencia del habla, trastorno del sueño, ataxia, temblores en las extremidades y entre otras cosas una escoliosis. 

A través de la familia los miembros de esta comisión se pusieron en contacto con una clínica de Fisioterapia en la que Ana María cada vez que acude nota bastante mejoría después de casa sesión es por ello que acordaron entre la clínica y familia en ayudar con diez sesiones de fisioterapia para Ana María con una cantidad de quinientos euros, por lo que se ha ayudado a esta familia a mejorar un poco más la salud de esta niña.

A la familia del otro niño con el que se concluye esta obra social se le entregó otros 500 euros que completan los seis mil que van aparejados a este estreno que se pudo ver durante la Cuaresma y Semana Santa de este año 2016.

Por parte de la comisión se da por finalizada la obra social con una cantidad de seis mil euros con los que se ha ayudado a cuatro niños con sus tratamientos -2,000 euros en total-, a Cáritas Diocesana con la aportación de ayuda escolar -2.000 euros- y a los campamentos que la Diócesis organiza cada verano -los últimos 2.000 euros- a través de Caritas Arciprestal de la ciudad de San Fernando. (ISLAPASIÓN).