El Crucificado de la Vera-Cruz de Cádiz permaneció hasta ayer domingo expuesto en un besapié que con carácter extraordinario tuvo lugar en la capilla de la corporación. Se trataba de uno de los cultos organizados con motivo del 450 aniversario fundacional de la hermandad franciscana, preámbulo además de la procesión extraordinaria por las calles de la ciudad anunciada para el próximo sábado día 6 de agosto. 

El domingo, último día del Besapié, la ceremonia finalizó con el traslado de la imagen a su paso procesional (a las diez de la noche), en cuyo desarrollo se rezó el ejercicio de las Cinco Llagas, que estuvo acompañado musicalmente por la ensemble Stella Maris. 

Ya con el Cristo sobre su paso (que, a su vez, será subido al altar mayor de San Francisco) la próxima semana celebrará la hermandad un triduo extraordinario los días 2, 3 y 4 (martes, miércoles y jueves), finalizando el día 6 con una misa estacional que presidirá el cardenal arzobispo de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez Plaza. 

En este representante de la Iglesia ha querido la cofradía gaditana encomendar la fiesta grande de su 450 aniversario, estando Rodríguez al frente de la diócesis de Toledo, que tiene primacía sobre el resto de sedes episcopales españolas. 

Esa misa estacional en San Francisco con el paso del Cristo presidiendo el altar mayor y con el cardenal primado de España presidiendo la eucaristía tendrá lugar a las doce del mediodía. Será esa tarde, a partir de las ocho y media, cuando la procesión extraordinaria se ponga en la calle, en un itinerario a falta de confirmar por parte de la Policía Local (que ha denegado la intención de la hermandad de discurrir por la calle Honduras y Costa Rica) y con el acompañamiento musical de la banda de cornetas y tambores del Rosario, siendo una ocasión excepcional en la que este Crucificado podrá ser contemplado con este formato musical tras el paso, que dirigirá Benito Jodar. (ISLAPASIÓN).

Galerías: