La capilla que ha sido de la cofradía de Borriquita durante las últimas tres décadas se quedó ayer vacía de manera definitiva. Las imágenes titulares de la corporación abandonaron las cuatro paredes de la calle Vea Murguía de manera definitiva, después de que los hermanos acordaran el pasado 18 de junio trasladarse a la parroquia de San José. El histórico momento en que Jesús de la Paz y la Virgen del Amparo salían por la puerta de la pequeña capilla simbolizaba una mezcla de ilusión por el futuro que se presenta a la corporación del Domingo de Ramos (que venía insistiendo en que Vea Murguía se le quedaba pequeña tras el espectacular crecimiento de los últimos años) y de tristeza por treinta años de vivencias y sentimientos que han llegado a su fin. 

En un rápido traslado, las imágenes de la cofradía llegaron anoche a la parroquia de San Antonio, donde permanecerán hasta el sábado, cuando ya se produzca el traslado definitivo a la parroquia de San José, que ya fuera sede canónica de la cofradía y a la que regresan nuevamente. Se trata, por tanto, de un traslado en dos actos que finalizará en la noche del sábado cuando los titulares de Borriquita crucen Puertatierra. 

Allí, en el templo de la Avenida, ya se espera la llegada de las imágenes, mostrándose desde hace unos días el altar que de manera provisional servirá para el culto de la cofradía a la espera de proyectos futuros que mejoren la estancia de Jesús de la Paz y de la Virgen del Amparo en esta iglesia de San José. El altar se ha dispuesto en el crucero del templo, donde ya se han podido ver con anterioridad otros cultos que se han celebrado en la parroquia, a la que además de trasladarse los hermanos de Borriquita ganarán el jubileo de la Misericordia el próximo sábado. (ISLAPASIÓN).

Galerías: