Desde el pasado viernes el Club Náutico de Gallineras anunciaba que la procesión marítima presidida por la Virgen del Carmen quedaba suspendida, noticia que entristeció a los fieles y devotos que cada 16 de julio se acercan hasta Gallineras primero y luego al pantalán del recinto ferial para presenciar parte de esta peculiar procesión.

Son decenas de embarcaciones la que cada año acompañan a la Santísima Virgen que en este año ni siquiera atravesó el muelle y solo se quedó a la entrada por temor al fuerte viento. 

El levante y la decisión de no realizar la procesión marinera hizo que fueran menos gente que otros años, para contemplar una imagen cada vez más venerada.

En este año solo se celebró la eucaristía a las once y media de la mañana que contó, sabiéndose ya suspendida la procesión, con menos fieles que lo habitual. (ISLAPASIÓN).

Galerías:


Comentarios: