El Centro de Congresos ha acogido esta tarde una reunión entre el Ayuntamiento y los caseteros que montan en la Feria del Carmen y de la Sal cada año convocada a raíz de la noticia que adelantaba ayer en exclusiva ISLAPASIÓN sobre la intención de las 15 hermandades de no montar sus casetas debido a la subida de las tasas municipales.

En primer lugar ha tomado la palabra el Delegado de Fiestas, Jaime Armario, quien ha expuesto las mejoras planteadas por el Ayuntamiento de San Fernando para la edición de este año de la Feria como la reducción en el precio del suelo para las entidades sin ánimo de lucro, la ubicación de los puestos de comida rápida lejos de las casetas tradicionales y la mejora en la decoración de las calles del recinto ferial.

Tras esto el propio Armario entró en el meollo de la cuestión a tratar: el precio del montaje por metro cuadrado con una subida calificada de "abusiva" por las hermandades y cofradías. Sobre este particular Armario ha asegurado que San Fernando tiene un "pliego más abierto que en otras localidades" y aseguró que comprende la situación de los caseteros con respectos a los precios públicos aunque recordó que las subidas del alcantarillado y la luz correspondían al ejercicio de 2013 en el que el precio de licitación fue superior al actual. También comprendió Armario que la subida de este año haya podido ser "la gota que ha colmado el vaso".

Sobre la licitación del montaje aseguró que tanto en los años 2014 como en 2015 se realizó una baja temeraria por parte de la empresa adjudicataria que tuvo que justificar convenientemente. También ha asegurado que esta empresa ha presentado oferta en el presente año y ha sido mayor a la que finalmente se ha adjudicado.

El Delegado de Fiestas aseguró que "desde que se realizó la adjudicación hemos estado trabajando para paliar de alguna forma esta subida" y aseguró que "estamos en condiciones de llegar al precio que teníamos el año pasado tras realizar una consulta jurídica y al servicio de intervención del Ayuntamiento". Esto aseguró Armario "nos vale para paliar este año pero debemos comenzar a trabajar para hacer un informe desde Fiestas en el que se desarrollen correctamente los distintos costes de la Feria".

Este estudio -que se realizaría como muy pronto de cara a la Feria de 2017- tendría como objetivo mejorar la regulación de los precios y que no existan estos vaivenes cada cierto tiempo, es decir realizar una "tarifa plana" que tenga variaciones normales con respecto a índices establecidos.

Junto a Jaime Armario también compareció el segundo teniente de alcaldesa, Conrado Rodríguez, que aseguró que la ordenanza fiscal planteaba una "situación extraña" y que por eso es obligatorio hacer un estudio de coste de la Feria. Por ello remarcó la explicación de Armario asegurando que "tendremos que hacer una modificación de la ordenanza fiscal fija independiente del precio de licitación".

Aseguró igualmente Conrado Rodríguez que "estamos estudiando distintas vías para dar una solcuión para que el precio final se sitúe en la línea del año pasado".

Haciendo una visión de conjunto sobre la Feria el segundo teniente de alcaldesa afirmó que "el objetivo principal no es que tengamos una feria de bajo coste sino una feria de referencia en la Bahía y la provincia con casetas rentables". Para ello aseguró que uno de los puntos fundamentales era la mejora de la Feria en horario matinal.

Hasta aquí quedó el planteamiento por parte del Ayuntamiento y quedó abierto un turno de preguntas por parte de los caseteros quienes remarcaron en primer lugar que fomentar la Feria de día en el recinto de La Magdalena era incompatible con el fomento de esto mismo en el centro de la ciudad como promovió el pasado año el recién estrenado equipo de gobierno socialista. A esto Conrado Rodríguez aseguró que no era "cuestión de rivalidad sino de complemento" y que igual la solución pasaba "por poner aire acondicionado en las casetas". 

El resto de preguntas vinieron para aclarar la forma en la que el equipo de gobierno se ha comprometido a igualar el precio del montaje de las casetas para los caseteros isleños para lo cual pidieron "unos días para poder concretar realmente la forma".

Sobre esto los caseteros cofrades aseguraron que se dejará este margen y que esperarán una nueva reunión en la que se especifiquen estos términos para concretar si finalmente montan o no en la Feria del Carmen de 2016.

También gracias a las preguntas de los caseteros se pudo saber que finalmente las terrazas no contarán con cuatro metros -dos más de lo que ya tenían- sino que finalmente serán tres metros.

Tras el debate de algunas cuestiones menores quedó sobre la mesa el compromiso del consistorio en igualar el precio del montaje al del año 2015 estando pendiente de una nueva reunión en la que se concretará la forma exacta para hacerlo. Hasta entonces los caseteros -especialmente los cofrades- esperarán para saber si finalmente estarán o no en la Feria de 2016. (ISLAPASIÓN).