Hace algo más de un año la entonces candidata a la alcaldía de San Fernando por el PSOE, Patricia Cavada, se reunía en la sede de los Jóvenes Cargadores Cofrades (JCC) para tener un encuentro previo a los comicios con el sector cofrade. 

Cavada presentó entre sus cinco propuestas una muy clara en referencia a la Feria del Carmen y de la Sal que consistía en la bajada de al menos un 20% del coste para caseteros -especialmente para las hermandades y asociaciones- ya que como afirmaba la propia Cavada en esa tarde de abril "son las que mantienen el espíritu de la Feria más clásica y familiar". 

La Feria del Carmen del 2015 se hizo con la planificación que ya estaba sobre la mesa del equipo de gobierno saliente del Partido Popular mientras que esta que empezará en algo más de un mes corresponde ya al nuevo equipo de gobierno encabezado por la propia Cavada tras la finalización de la adjudicación por dos años de la anterior licitación.

Los cofrades que montan casetas en el recinto de La Magdalena se han sorprendido -e incluso amenazan con plantear su participación en la edición de este año- con una subida que supone un aumento considerable en los gastos fijos antes del alumbrado de la Feria.

Aunque desde el gobierno municipal se ha vendido una rebaja en una de las tasas -la de la ocupación del suelo- la subida del importe de licitación en más de un 37% supone unos gastos que acarrean para una caseta tipo -de entre las que montan las cofradías con 150 metros- de cerca de 300 euros más en lo que a tasas municipales se refiere.

Un aumento que ha llevado a los cofrades a plantear si deben estar o no presentes en la Feria de 2016. El pasado año las hermandades y cofradías suponían 15 de las 41 casetas que se instalaron en el recinto ferial, siendo el verdadero pulmón de la feria tradicional de nuestra ciudad. 

Los cofrades tienen intención de reunirse en los próximos días para consensuar un mensaje entre ellos y llevarlo al equipo de gobierno en el que podrían plantarse y no montar este año. Aunque, según los representantes de algunas de estas corporaciones, esta sería la última medida que querrían adoptar ofreciéndose al diálogo para conseguir alguna rebaja que les haga más fácil el montaje inicial de las casetas. (ISLAPASIÓN).