La Hermandad de San Isidoro de Sevilla hace pocos años que recuperó su Corpus. Poco a poco ha crecido hasta el punto de convertirse en uno de los referentes junto al de Triana y la Magdalena. Ganó en salir en una hora más temprana y en el cambio de itinerario producido este año al tirar por la calle Francos.

El Niño Jesús lo portaron los más pequeños. Continuó el paso de la portentosa obra de la Virgen de las Nieves sobre el palio de tumbilla. Se estrenó la banda de la Cruz Roja y seguido de ello, la custodia de San Isidoro que pudo admirarse el pasado jueves en el altar instalado de la corporación en la calle Francos.

Sobre la una de la tarde finalizada. Era momento donde los cofrades asistentes al ver hacer la entrada lo ven como el culmen al curso cofrade. «Y ahora qué», una expresión usada con la llegada del verano aunque la intensidad cofrade en Sevilla no se detiene nunca. (ISLAPASIÓN).

Galerías: