El desconocido convento franciscano de la Orden Tercera de la calle Cervantes en Sevilla acogió durante el fin de semana el besamanos extraordinario a la Virgen de la Aurora. 

Con motivo del IV Centenario de la primera fraternidad franciscana en Sevilla, establecida en el desaparecido convento Casa Grande de San Francisco (actual plaza Nueva), la imagen atribuida a Montes de Oca pudo contemplarse en una ocasión única.

Una orden que con el tiempo se acabo uniendo a la de San Pedro de Alcántara, lugar donde reside esta imagen, y que fue fundada, a su vez, en el convento franciscano descalzo del mismo nombre, en 1673. (ISLAPASIÓN).

Galerías: