La celebración del Corpus de Santiago supuso ayer, además de rescatar del olvido la procesión con la Sagrada Forma en la festividad de la Santísima Trinidad tras casi 50 años sin hacerse, un signo explícito del empuje que ha adquirido esta hermandad sacramental en los últimos años gracias al tesón del grupo de hermanos que está consiguiendo situarla en el lugar que le corresponde; no en vano es la más antigua de Jerez. Al mismo tiempo, vino a evocar, como bien dijo el párroco de Santiago, Diego Moreno, que se esta recobrando la vida espiritual de la iglesia dedicada al Patrón de España, cuando está alcanzando el final de su rehabilitación. En este sentido, dijo:“Esto es el preámbulo de lo que será el año próximo, ya saliendo desde el templo. Es una procesión que se ha recuperado para el barrio; me ha parecido magnífica”. 

Por lo demás, la cita de ayer ya se convierte en la primera del ciclo eucarístico en la ciudad, que contó con al apoyo explícito de las hermandades sacramentales jerezanas al contar con la presencia corporativa del Santo Crucifijo, La Candelaria, Exaltación, Clemencia, Desconsuelo y Amargura. También asistieron las restantes de la parroquia como la del Cristo del Amor, Soledad Prendimiento y Buena Muerte. 

Poco después de las nueve y media de la mañana se inició la misa solemne que puso fin al triduo sacramental en la Capilla del Asilo; una hora después salió la procesión. Figuraron dos pasos, en el primero estuvo la Virgen de la Paz, titular de la hermandad, en las andas en las que sale la Virgen de los Reyes en el Corpus de la sacramental del Santo Crucifijo de la Salud. En el antiguo misterio del Señor de la Resurrección, ahora de la Virgen de la Luz, fue situada la preciosa y antigua custodia de la hermandad sobre una peana dorada cedida por la cofradía de Nuestra Señora del Rosario de Bornos. Ambos pasos fueron llevados por costaleros mandados por Martín Gómez Moreno. El recorrido fue por Angostillo, Cristo de la Buena Muerte, plaza de Santiago, Ancha, Ponce, Guadalete, Escuelas, Porvera, Puerta Nueva, Chancillería, plaza San Juan, plaza de los Ángeles, Oliva, plaza de Santiago y entrada en la capilla, sobre la una de la tarde. El paso con el Santísimo llevó acompañamiento musical, el de la Unión Musical Asidonense. 

En el cortejo figuraron, además de las hermandades, niños vestidos de primera comunión de la parroquia así como el presidente de la Unión de Hermandades, Pedro Pérez. Hubo determinados instantes de especial significado a lo largo del recorrido como el paso por calle Escuelas, que tiempo atrás era engalanada por los vecinos con colgaduras, reposteros o macetas de los patios. Asimismo, en la calle Chancillería, se pasó ante la iglesia de las Reparadoras, que es el templo conventual de las Esclavas del Santísimo Sacramento, que ofrecieron sus cantos desde ella clausura. Tras los cultos y procesión, la siguiente actividad de la hermandad es el jueves próximo, antiguo de la solemnidad del Corpus, con la Exaltación Eucarística que ofrecerá en la capilla del sagrario de los Descalzos el cofrade y actual mayordomo de La Amargura José Blas Moreno. (ISLAPASIÓN).

Galerías: