El pasado sábado, 21 de mayo, quedó inaugurado el ciclo de procesiones pastoreñas en Sevilla con la de San Antonio de Padua.

La Virgen lució en todo su esplendor, con un risco de flores de varias tonalidades. Se visitaron varios colegios durante el recorrido y se entró en la parroquia de San Lorenzo, haciendo parada en las capillas del Dulce Nombre y Soledad y en el altar mayor, donde se encuentra celebrando sus cultos María Auxiliadora de San Vicente.

Acompañaron varias representaciones, con estandarte y varas como las del Dulce Nombre, Buen Fin o Pastora de Cantillana. También estuvieron con varas el hermano mayor de la Pastora y Santa Marina y el delegado de glorias Andrés Martín. El presidente del Consejo de Cofradías, Carlos Bourrellier también estuvo al principio de la procesión acompañando en la presidencia.

La Agrupación musical Veterana de Sevilla abrió el cortejo con sus sones característicos y tras el paso puso las notas musicales la Banda de música María Stma. de la Victoria (las Cigarreras) dirigida por el maestro Toscano. (ISLAPASIÓN).

Galerías: