La Virgen de la Hiniesta gloriosa regresó a la parroquia de San Julián tras el proceso de restauración al que ha sido sometida. Tras su retirada del culto el pasado 21 de noviembre, la imagen ha sufrido un profundo proceso de recuperación en el taller de Pedro Manzanoregresando a su mejor estado de conservación de cara a la celebración de su próxima salida procesional.

A las 22 horas se abrieron las puertas de un templo donde multitud de hermanos esperaban para ver de primera mano el resultado final de los trabajos sobre la talla. Una restauración que ha consistido principalmente en una reposición de la policromía ya que «la Virgen al ser de talla completa junto a los atributos que porta; la corona, el bastón de alcaldesa o las llaves de la ciudad, le genera un daño al conjunto deteriorando la policromía», comenta su hermano mayor José Antonio Romero.

Unos trabajos que en palabras de Romero «han sido exhaustivos y de satisfacción para todos los hermanos. Estamos muy contentos con la labor de Pedro Manzano».

El próximo 12 de junio finaliza el fructífero mandato de cuatro años de una junta de gobierno que restaurado todas sus imágenes titulares y ha devuelto la gran mayoría de su patrimonio material a su mejor estado.

«Restaurar las tres imágenes titulares, celebrar el 450 aniversario, seguir enriqueciendo el patromonio con la restauración del estandarte sacramental, el libro de reglas, la saya de Juan manuel Rodríguez Ojeda, la nueva bandera concepcionista y la limpieza de los bordados de la Virgen. Se ha hecho un esfuerzo enorme que no es merito de la junta de gobierno sino de todos los hermanos de la Hiniesta», comenta José Antonio Romero. (ISLAPASIÓN).

Galerías: