Ni viento, ni lluvia ni frío ... los romeros de La Isla ya están junto a la Virgen del Rocío. Quizás -y sin el quizás- el camino más duro de los años en los que la hermandad filial de La Isla lleva peregrinando al Rocío.

Con cambios en su recorrido, con dificultades para acampar y para la celebración de la eucaristía por las mañanas. Pero ninguna de estas adversidades puede con la fe y la devoción de los peregrinos que acompañan a la blanca carreta del Rocío de La Isla.

Y así ha sido. Aunque la previsión apuntaba que los peregrinos llegarían sobre las siete de la tarde no ha sido hasta casi las diez de la noche cuando la comitiva ha llegado a la altura de la aldea tras un tramo con bastantes retenciones en la carretera de Matalascañas. 

En los últimos metros han sido muchos los rocieros isleños que no han completado el camino junto al Simpecado -pero que ya estaban desde ayer en la aldea- los que han salido al encuentro del carmelitano Simpecado isleño para acompañarlo hasta la casa de hermandad donde ha sido entronizado.

La lluvia -que ha estado presente en buena parte de la tarde- ha cesado en los últimos momentos aunque se prevé continúe durante la noche de forma intermitente. 

Ya con el Simpecado en la casa de hermandad finaliza el camino de ida que es punto y seguido a las actividades de los rocieros en la aldea. Mañana, sobre las seis de la tarde, está prevista la presentación de la hermandad ante la Matriz de Almonte. 

Esta noche, tras el cansancio de estos días de camino, los peregrinos de San Fernando descansarán para exponer ante la Virgen del Rocío lo mejor de esta hermandad en los próximos días. La Isla ya está en el Rocío. (ISLAPASIÓN).

Galerías: