Tercera jornada para los rocieros isleños y segunda por el Coto de Doñana que finaliza, una vez acampados en Palacio, con un balance más que positivo.

Aunque la lluvia no ha parado durante la jornada y ha dado pocos momentos para disfrutar del paraje natural este inconveniente se vuelve en fortaleza para los peregrinos isleños que hacen valer, aún más si cabe, el verdadero testimonio de fe que hacen en estos días por las arenas.

Al igual que pasaba en la mañana del martes en Sanlúcar de Barrameda la eucaristía con la que comenzaba el día tuvo que suspenderse a causa de la lluvia. Al mediodía, en el momento de rezar el Ángelus, se unieron los Simpecados de San Fernando, Chiclana y Arcos en un momento muy emotivo en el que pese a la lluvia los rocieros de estas tres localidades rezaron al unísono confirmando también los estrechos lazos que unen a estas corporaciones rocieras.

La tarde con agua, más agua, y la visita de la alcaldesa de San Fernando, Patricia Cavada, y el Delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en Cádiz, Fernando López Gil, que sirvió para analizar la situación del último tramo -el que recorrerán mañana- y los posibles cambios por las zonas más afectadas por la lluvia.

La noche ha llegado sobre Doñana mientras los rocieros isleños comenzaban a preparar la acampada en una noche en la que se espera lluvia pero mucho más débil que en estos dos días de camino por las arenas del Coto.

Mañana jueves está previsto un cambio en el recorrido que pasaría por una pista forestal hasta Manecorro -extremo norte de la vía pecuaria que recorre el Parque Nacional- en lo que será una nueva forma de pasar por el Coto para todas las hermandades.

Aún los rocieros no saben la hora a la que llegarán a la aldea del Rocío ya que estos cambios podrían provocar algún desajuste horario. Durante la jornada irán comunicándose con esos tantos rocieros que acudirán al cancelín para ver de nuevo llegar a la carreta blanca de La Isla a los dominios de la Virgen del Rocío. (ISLAPASIÓN).

Galerías: