Los hermanos de Medinceli estaban citados como cada año a la misa preparatoria para la salida procesional que se celebra en el primer templo de la ciudad a escasos minutos de la salida de esta cofradía isleña.

Tras la misma la Junta de Gobierno decidió que este año la hermandad realizaría su salida procesional con la salvedad, sobre lo previsto, de volver por la calle Colón y no llegar hasta Ancha. 

Con estas premisas se puso en las calles de la ciudad el cortejo de esta cofradía que a diferencia de otros años salió con bastante celeridad buscando ganar minutos al reloj para poder completar el itinerario previsto y que la anunciada lluvia no les afectara en los últimos tramos del recorrido.

Mucho público como es costumbre en la plaza de la Iglesia para contemplar la salida así como muchos fieles y devotos tras Jesús Cautivo y Rescatado en su penitencia. 

El cortejo buscaba por Antonio López llegar al convento de las Capuchinas para realizar la estación de penitencia que da sentido a esta salida. Los pronósticos variaban y no eran favorables por lo que aunque la Cruz de Guía se encontraba ya bien entrada en Constructora Naval volvió sobre sus pasos para bajar por González Hontoria y desde aquí continuar por Rosario hasta la plaza de la Iglesia y recogerse en una acortada noche de Lunes Santo. 

De esta forma la Hermandad de Medinaceli no pudo llegar a pasar por el convento de las Capuchinas en lo que se atisba como el último año en el que las monjas de clausura verán pasar cofradías por su ventana.

La lluvia, que no llegó a La Isla finalmente, truncó los planes de Medinaceli y con ello dejó huérfana a la Semana Santa de algunos de sus momentos más destacados. (ISLAPASIÓN).

Galerías: