Pasaban las diez de la noche del Sábado de Pasión y todo estaba listo en la Parroquia de San Servando y San Germán: los pasos completos de flores, los cirios preparados en su lugar y el altar de insignias montado en un lateral del templo. 

Todo salvo las nuevas cartelas que vienen a completar el paso de misterio de esta hermandad y que representan cuatro momentos de la Pasión de Cristo en una nueva obra de Joaquín Domínguez Vidal.

Con la colocación de estas ya estaba todo dispuesto y tras la oración a las doce de la noche, con la llegada de un Domingo de Ramos, se volvían a renovar las ganas de volver a tener a esta hermandad en las calles de la ciudad.  (ISLAPASIÓN).

Galerías: