De nuevo, un año más, Jesús Nazareno congregó en la noche del Viernes Santo a una gran cantidad de devotos, fieles y hermanos de la corporación de la madrugada del Viernes Santo en uno de los actos más significativos de la Cuaresma en San Fernando: el Vía-Crucis presdido por el Regidor Perpetuo de nuestra ciudad.

Con túnica lisa y potencias plateadas volvió a salir -esta vez a las nueve de la noche- a las calles del centro de la ciudad ante una gran cantidad de público que lo esperaba en la Plaza de la Iglesia. 

Tras el Vía-Crucis Jesús Nazareno fue entronizado en su paso procesional una vez se le cambió la túnica vistiendo ya la nueva bordada por el taller Virgen del Carmen que estrenará el próximo Viernes Santo. (ISLAPASIÓN).

Galerías: